¿Cómo preservar flores con glicerina?

El uso de glicerina vegetal es una forma estupenda para alargar la vida de las flores y hojas. Si bien hay que reconocer que no es fácil conseguir hacerlas del todo eternas, lo que si es seguro, es que durarán mucho más de lo que durarían sin aplicar esta técnica. Aquí te mostramos como hacerlo paso a paso para que logres los mejores resultados de la manera más sencilla posible. Vamos a ello.

Cómo hacer flores eternas con glicerina vegetal. Flores preservadas ¿cómo se hacen?

El arte de conservar flores es una práctica que se remonta a miles de años. Con el tiempo las técnicas y la calidad de las flores conservadas ha ido mejorando hasta conseguir flores de un realismo excepcional en textura y color y con una duración de meses e incluso años. Muchos de estos métodos suelen requerir aparatosas máquinas, diversos productos y conllevar un complejo proceso de elaboración. Sin embargo también hay otros que se pueden hacer en casa de forma fácil y relativamente rápida y sin apenas gastar en materiales. Uno de estos métodos es la preservación de flores con glicerina. A continuación te mostramos como hacerla en casa, para que puedas guardar tus flores por mucho tiempo y sin que pierdan el color. Pero antes una par de aclaraciones.

¿Qué son las flores preservadas?

Las flores preservadas son flores naturales que han sido sometidas a algún tipo de proceso de conservación químico o técnico con el fin de que sus características duren más tiempo. Dentro de lo que podríamos considerar flores preservadas se pueden incluir tanto a las flores estabilizadas como a las liofilizadas. Las que excluiríamos serían las secas tradicionales (aunque para secarlas se hayan usado productos químico como el sílice).

Esta distinción entre unas y otras se debe a que con los métodos de secado convencionales no todas las características de la flor se mantienen. Mientras que las flores secas adquieren una textura quebradiza característica, las flores preservadas conservan el tacto y flexibilidad natural de una flor fresca. Esto nos da la sensación de que siguen vivas. No obstante, en ambos casos el color puede verse alterado en mayor o menor medida dependiendo del método empleado para conservarlas. Todo esto significa que lo que en realidad define a las flores preservadas es su textura.

¿En qué consiste preservar flores con glicerina?

La técnica para preservar flores con glicerina consiste en sustituir por glicerina el agua almacenada en la sabia de las flores. Esto suele hacerse aprovechando la absorción de la propia flor. Aunque saber esto pueda parecer innecesario, lo cierto es que tenerlo presente es muy conveniente. La razón es que no solo será lo que guíe los pasos de todo el proceso desde la preparación de las flores, sino que además nos permitirá tener la comprensión necesaria como para acomodar la técnica a las muchas y muy diferentes flores, hojas o ramas.

¿Qué es la glicerina vegetal?

La glicerina o glicerol vegetal es una sustancia concentrada incolora, inodora y de consistencia espesa que se extrae del aceite de ciertas plantas como la palma a través de una técnica conocida como hidrólisis. La glicerina vegetal líquida tiene infinidad de usos en industrias como la alimenticia (refrescos) o la médica (jarabes). Además es central en otras como la cosmética (jabones, champús) donde (junto a la glicerina sintética) es el tercer o cuarto producto más utilizado. Más recientemente el uso de la glicerina se ha extendido a la industria de la floricultura. En ésta han sabido aprovechar sus propiedades para preservar y alargar la vida útil de plantas, ramas, flores y hojas, como trataremos de hacer aquí.

¿Dónde comprar glicerina vegetal para preservar flores?

(esta sección contiene enlaces publicitarios)

La glicerina para preservar flores no es diferente a la glicerina vegetal comercial que se utiliza para cosmética y aunque no es el producto más conocido te sorprenderá saber que se puede comprar en casi cualquier lado. Lo más frecuente sin embargo es encontrarlo en farmacias y parafarmacias, pero también puedes encontrar este mágico líquido en herbolarios y en la sección de droguería de grandes supermercados, tanto en establecimientos físicos como online.

Guía para hacer flores preservadas en casa con glicerina.

Y sin más comenzamos con la guía, pero antes una última puntualización. Como sucede con otras muchas artesanías en las que se trabaja con elementos naturales, el secado y preservado de flores no es ni mecánico ni exacto y por muy buenas intenciones que tengamos o por lo muy bien que queramos hacerlo, siempre habrá lugar al error. Las flores son muy delicadas y todas diferentes, en tamaño en grosor y en la propia estructura y, todo ello puede hacer que la recete tenga que variar un poco dependiendo de cada flor. Nuestro humilde consejo es que lo afrontes sabiendo que la prueba y el error es parte de todo el proceso, solo así llegarás a hacerte toda una experta de la conservación de flores y plantas.
Respecto a la frescura de la flor, durante el tiempo que dure todo el proceso la flor irá envejeciendo. Por esto lo recomendable es que las flores estén a unos días de su momento óptimo. No esperes a que estén muy abiertas para ponerte con ello. Así mismo, si las cosechas muy temprano no estarán completamente formadas y su estructura será endeble para someterla a la preservación, por lo que tampoco conviene apresurarse si lo haces con flores de tu propio jardín.

Tiempo de elaboración:

30

Minutes

Gasto orientativo:

10

EUROS

¿Cosas necesarias?

– Glicerina vegetal líquida al 100%.
– Sal y agua.
– Un jarrón o recipiente alto.
– Cordón o hilo.
– Tijeras.
– Papel de cocina.
– Colorante alimenticio o tinte de ropa (opcional).

Pasos para para preservar flores:

Guías para secar y preservar flores con glicerina.
1) Preparar la flor o flores.

Para comenzar con el preservado de flores lo primero que debemos hacer es arreglarlas. Así que ponte manos a la obra y empieza por eliminar los pétalos, ramas y hojas que no te gusten o que veas que están deterioradas. Un consejo es que si aun no tienes mucha experiencia conservando flores es que empieces con tallos sin muchas hojas y de flores más bien pequeñas. Piensa que cuanto más hojas y flores tenga un tallo más difícil se vuelve.

Secar flores con glicerina
2) Cortar las flores.

Tras arreglar las flores debes dar un corte el tallo a una medida adecuada y de una forma adecuada. En este punto es importante que sepas que con un tallo muy alto la glicerina tardará más en llegar a las flores lo que puede suponer todo un problema. Nuestro consejo es que los tallos no superen los 25 cm de alto en total, esto permitirá que la glicerina llegue a las flores relativamente rápido sin que se pudran o empape demasiado durante la absorción.
Respecto al corte, la forma más habitual de cortar el tallo es en diagonal, en unos 45º o más, para tener una mayor superficie de absorción, sin embargo también puedes hacerlo cortando en plano y luego dándole un par de tijeretazos perpendiculares en los tres últimos centímetros del tallo dividiéndolo en cuatro. Si optas por cortarlo en diagonal también puedes aplastar los últimos centímetros del tallo un poco para que se abra y facilitar la absorción.

Pasos para hacer flores eternas en casa.
3) Primer baño (agua con sal).

Ahora es el momento de preparar la mezcla de agua y sal. Coge la jarra o jarrón que tenías reservada y llénala de agua hasta un poco menos de la mitad con un poco de sal y remuévelo para que la sal se disuelva. La proporción correcta sería de una cucharada sopera a rebosar por cada litro de agua. Si tu jarrón es pequeño puedes calcularlo a ojo, esto no es una ciencia exacta.
Cuando ya tengas la solución salina introduce el tallo de las flores de tal modo que quede cubierto por unos diez centímetros. Luego coloca el jarrón con las flores en algún lugar que no estorbe y déjalas durante 24 horas más o menos. La idea tras todo esto es acelerar la deshidratación de la planta, por lo que no es necesario que esté en un lugar oscuro que podría ralentizarla y con ello nuestro proceso. Todo más buscaremos que no sea un lugar muy caluroso o con luz del sol directa que pueda marchitar la flor.

Como secar flores con glicerina en casa y de la manera más fácil y rápida.
4) Segundo baño (agua con glicerina).

Tras las 24 horas en la solución salina ya podemos pasar la flor a la solución con glicerina. Antes de poder hacerlo, sin embargo, tiene que tener preparada la mezcla de agua y glicerina. Para ello calienta el agua (no hace falta que hierba) para facilitar la disolución de la glicerina en el agua. Cuando esté caliente, échale la glicerina en una proporción de 1/2 o de 1/1, es decir; por cada parte de glicerina dos de agua o por cada parte de glicerina otra de agua (mitad y mitad). Luego mézclalo todo bien hasta lograr que la glicerina quede bien disuelta.
Si además optas por añadir algún tinte o colorante a la solución, este es el momento de hacerlo. Una vez que tengas la solución con glicerina preparada déjala que se tempere para no estropear las flores y luego mete las flores directamente en ella, tal y como hiciste en el paso anterior y déjalas ahí durante al menos dos o tres días.

Método para conservar flores como rosas u hortensias.
5) Colgado y finalización.

Por último, antes de poder disfrutar de tus flores preservadas durante mucho tiempo, debemos asegurarnos de que la glicerina ha llegado a todas las partes de la flor y que ya no contiene restos de agua por ningún lado. Para esto hay un método que recomienda meter las flores en sílice durante un par de días. Sin embargo el sílice no nos ayuda con la distribución de la glicerina por lo que es más recomendable colgarla boca abajo atada de un cordón o hilo (antes de colgarlas seca el tallo con el papel para retirar el excedente).
Con esto lograremos que la glicerina que no haya llegado a las flores más altas o a los extremos más alejados del tallo los alcance. Además en este caso si que sería conveniente que el lugar sea oscuro y completamente seco, como puede ser un armario o una despensa. Así evitaremos la perdida de color y también que pueda enmohecerse. Pasados tres o cuatro días tras colgarlas ya tendrás listas tus flores preservadas con glicerina.

¿Cuáles son las mejores flores para preservar?

Hay muchas flores y plantas óptimas para el preservado con glicerina, algunas de ellas son las rosas, los claveles, las gerveras, los girasoles, la paniculata, la lavanda, las mimosas o las hortensias. En general cualquiera que tenga un tallo duro o leñoso debería preservarse bien con glicerina. Del mismo modo, las ramas con hojas como la hiedra, los tallos de eucalipto o romero, por poner unos ejemplos, también servirían.

¿Cuánto duran las flores preservadas?

De media una flor preservada debería durar en perfectas condiciones al menos entre medio año y un año (lejos del sol directo y la humedad). A partir de ahí podrían comenzar a degradarse, pero aún con todo; llegar a durar varios años. Sin embargo el preservado de flores, y más si se realiza en casa, no es una ciencia exacta sino un arte que además de hacerse de muchas maneras, depende de muchos factores, por lo que establecer una duración completamente exacta, no sería sensato.

¿Cuán es la diferencia entre flores preservadas y liofilizadas?

Si bien ambas tienen en común que son métodos para conservar flores, lo cierto es que son dos formas diferentes de hacerlo. Mientras que la preservación consiste en aplicar algún tipo de producto conservante sustituto del agua almacenada en la flor, el liofilizado consiste en un proceso de disecado por congelación y vacío que implica aparatos especiales. Sin embargo unas y otras pueden durar más o menos lo mismo y el acabado es muy parecido por lo que en este sentido, para el consumidor, son casi lo mismo.